En la actualidad se cuenta con un sin número de centros o clínicas de hemodiálisis por todo el país. Es claro que el paciente y familiares tienen la oportunidad de elegir la que consideren más apropiada para su atención. El problema básico de esto, es que a  diferencia de otros servicios  no médicos; en ocasiones tomar una decisión por economía pudiera traer riesgos futuros a la salud.

Aquí daré una pequeña reseña de lo básico que debes valorar o solicitar al acudir a un centro de hemodiálisis.

  1. Los centros de hemodiálisis deben ser unidades registradas ante instancias de secretaría salud y protección civil, estos permisos de funcionamiento deben estar visibles en la unidad de atención. Cumplir con este requerimiento te da la tranquilidad que instancias externas han valorado y aprobado los procesos e instalaciones en las cuales recibirás atención permitiendo con ello una atención oportuna ante una urgencia médica o un siniestro en caso de ser necesario.
  2. Los centros de hemodiálisis deben contar con un médico nefrólogo responsable, asegúrate de identificarle con nombre y cédula especialidad.  Puedes acceder al siguiente «enlace»
  3. Al ingresar como paciente a la unidad, se abre un expediente, se firma consentimiento informados de aceptación a ingreso hemodiálisis  y se solicita estudios de laboratorio ingreso entre ellos panel viral que descarten reactividad a virus hepatitis B, C o VIH.  Estos estudios de serología viral se realizarán de nueva cuenta cada 4 meses en el caso de virus hepatitis B y C y cada 6 meses en caso de VIH. Recuerda, es por seguridad para de tí y el resto de pacientes, no lo consideres un gasto inecesario.
  4. Se contará con médico en todo momento para la atención oportuna de cualquier evento o urgencia. El médico podrá realizar cambios a tu tratamiento según determine por resultados de laboratorios y/o sintomatología.
  5. Con el conocimiento  previo a su ingreso de la serología del paciente, se tomará medidas para manejo de pacientes con infecciones a VIH, VHB, VHC según dermina la NOM.
  6. Aunque la Norma Oficial Mexicana permite el reciclado de filtros, es importante entender que los procesamientos para el reuso deben realizarse con control y supervisión por parte de la unidad para evitar riesgo de infecciones cruzadas. Asegurate que si se realiza reciclado este sea exclusivamente de filtro (no se permite reciclado de lineas arteriovenosas). El filtro de reuso debe estar rotulado con tu nombre, es exclusivo para tú uso.
  7. El personal de enfermería debe contar con capacitación en área de hemodiálisis que permita una atención adecuada del paciente en terapia hemodialítica.  El personal llevará protocolos de desinfección, limpieza de máquina entre cada conexión sin escatimar lavado de manos así como el uso de guantes, cubrebocas etc. para evitar fuentes de infección.
  8. La clínica de hemodiálisis contará de manera rutinaria con valoración de calidad del agua además de manejo preventivo y correctivo de maquinaria para su adecuado funcionamiento en todo momento.
  9. Es recomendable que además de acudir a tus sesiones de hemodiálisis, acudas a consulta regularmente según determine tu médico nefrólogo para reevaloración. Acudir a hemodiálisis no sustituye consultas por médico especialista.

Dr. Guillén

Médico Nefrólogo en Tijuana, México. Editor del blog en nefrologiaintegral.com

Deja una respuesta